TRATAMIENTO DE LA ADICCIÓN A LA PORNOGRAFÍA Y EL SEXO

La adicción a la pornografía y al sexo es algo relativamente nuevo, en especial la primera, pues si bien podía haber personas obsesionadas con el segundo, las relaciones sexuales hace décadas no eran tan sencillas como ahora, en especial por temas morales y religiosos.

En este momento, todo el mundo tiene acceso a la pornografía a golpe de clic y de manera gratuita, lo que ha facilitado enormemente la aparición de nuevos adictos, que ya no deben pasar por la vergüenza de ir al kiosco o al videoclub a por el material necesario para dar rienda suelta a su obsesión.

Además, el acceso tan sencillo está haciendo que los adictos sean cada vez más jóvenes, apareciendo este problema incluso en adolescentes, una etapa vital complicada, en la que la pornografía no hace ningún bien, ya que aporta una percepción de la sexualidad distorsionada y es visionada por una mente aún en proceso de maduración.

Es por eso por lo que los padres siempre deberían tener cierto control sobre los contenidos que ven sus hijos, en especial en estas edades en las que pasan de niños a adolescentes.

¿Qué signos y síntomas tiene un adicto al sexo y a la pornografía?

  • No para de consumir contenido sexual explícito, incluso en presencia de otras personas.
  • Los pensamientos sobre el sexo y la pornografía son recurrentes a lo largo del día.
  • Comienza a tener problemas en el trabajo porque pasa una parte de su jornada laboral viendo videos sexuales.
  • Las relaciones familiares y personales se deterioran porque prefiere buscar sexo, a estar con sus amigos o con su familia.
  • Aparecen problemas de salud mental o incluso física derivados de su comportamiento sexual y de pasar su día a día en la red viendo vídeos pornográficos.
  • Llega a tener problemas económicos debido a que suele gasta mucho dinero en prostitución para dar rienda suelta a sus fantasías.

Al final casi siempre sucede un sentimiento de culpa por la incapacidad de controlar dichos impulsos sexuales.